Un presunto fantasma paralizó a un agente de policía en Australia. Escuchó un ruido extraño en el lavadero y acudió con su celular listo para grabarlo. Al ver moverse una botella "por sus propios medios" se lo escucha gritar de miedo.