Emma Watson contó que hubo algo de la historia de amor sobre lo que debió pensar mucho antes de firmar para hacer el protagónico.

Emma Watson contó qué fue lo que la hizo dudar a la hora de aceptar el papel de la Bella en el film de live action de La bella y la bestia.

Consultada sobre la problemática del síndrome de Estocolmo que roza el argumento del film, la actriz aseguró que fue algo que realmente pensó antes de firmar el contrato. "Es una muy buena pregunta la que me hacés y es algo con lo que realmente lidié en el comienzo", contestó.

Seguí leyendo en RatingCero.com.