Donald Trump mostró su lado más tierno mientras caminaba de la mano de sus adorables nietos después de una semana de turbulenta en la Casa Blanca. El presidente de Estados Unidos paseó con los niños por el césped de la residencia antes de abordar el helicóptero oficial Marine One.

Arabella y José Kushner, los hijos de Ivanka la hija de Trump y su yerno Jared, saltaron junto a su abuelo agitando nerviosamente a los fotógrafos.

Donald Trump con sus nietos

Arabella tiene 5 años y José 3. Ámbos estaban vestidos con botas y abrigos de invierno. Los tres cruzaron el jardín del lado sur rumbo al helicóptero, donde Trump saludó un marino haciendo la venia militar.