La suba del kilo de pan fue en el último año entre un 83% y un 100%, duplicando el ritmo de la inflación. Sin embargo, su consumo per cápita no bajó. ¿Cómo impacta en el presupuesto de los hogares argentinos?

¿Redujiste el consumo de pan t...
El comienzo del nuevo año electoral llegó una vez más cargado de aumentos. Después de que la inflación en el primer año de gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada se desbandara y alcanzara el 41%, este lunes se registró un nuevo golpe al bolsillo de los trabajadores. Esta vez en un insumo clave de la canasta básica alimentaria: el pan.

Desde este lunes el kilo de pan se vende a 50 pesos en el área metropolitana y registra así una suba del 100% desde la asunción de Macri.

Pan infografia.jpg
La nueva suba fue de entre 15 y 20%. Con este nuevo aumento una familia tipo deberá destinar, en promedio, cerca de 1.200 pesos mensuales para comer pan.

Los argentinos consumen unos 70 kilos de pan per cápita en un año. Siguiendo esta estadística, una familia integrada por una pareja con dos hijos necesitará unos 23,3 kilos de pan por mes para satisfacer sus necesidades. A 50 pesos el kilo, deberá destinar 1.165 pesos de su presupuesto mensual sólo a comprar pan.

En diálogo con minutouno.com, Emilio Majori, presidente de la Federación Industrial Panaderil de la Provincia de Buenos Aires, dio cuenta de la importancia del pan en la mesa de los argentinos. Majori explicó que en los últimos años, y a pesar de los aumentos y la caída del poder adquisitivo del salario, el consumo per cápita de pan por año de los argentinos se mantuvo constante en torno a los 70 kilos. Sin embargo, advirtió, en 2016 la venta de pan francés en las panaderías cayó un 35%.

Embed
"Cada vez hay menos controles, entonces crece la producción clandestina de pan. Son organizaciones que trabajan en galpones cerrados, no pagan ningún tipo de impuesto, no tienen ningún tipo de control sobre los insumos que utilizan y venden el pan en las esquinas más barato que en las panadería", explicó Majori. De esta manera las ventas en panaderías cae, pero el consumo per cápita se mantiene.

Majori graficó: "Nosotros tenemos un costo neto de 32 pesos por kilo, el de ellos es apenas 12 pesos por kilo. Hacen falta más controles".

De acuerdo con el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), el aumento del pan se explica por la suba del precio de la harina, merced de la eliminación de las retenciones y los tarifazos dispuestos por el gobierno de Macri en los servicios básicos como luz, gas y agua.

Embed
De acuerdo con el CEPA, el aumento del pan "tendrá un fuerte impacto sobre la inflación de febrero dado que representa el 2,87% del gasto promedio de los hogares, según el Índice de Precios al Consumidor calculado por el INDEC". Y sigue: "Desde noviembre de 2015 y hasta febrero 2017, en virtud del incremento en el precio de la harina y del gas, incluyendo los últimos aumentos, el precio que pagarán los consumidores habrá registrado un aumento acumulado del 83%, muy por encima del nivel general de precios, que sufrió un incremento del 41%".

En noviembre de 2015 el precio por kilo era cercano a los $25 y a partir de este lunes pasa a costar, en promedio, 45 pesos. Los panaderos advirtieron la semana pasada que en la Ciudad se iba a llegar a vender a 50 pesos.

"Mientras que el precio internacional del trigo se ha mantenido estable en los últimos años, las medidas tomadas por el Gobierno afectaron el precio del grano en el mercado interno", advirtieron los economistas de la consultora.

Embed
La quita de las retenciones y la eliminación de los permisos de exportación elevaron el precio interno del trigo un 104%, mientras que en el mercado internacional se mantiene estable.