Mónica Cantillana, una de las sobrevivientes del accidente protagonizado por un colectivo de la empresa Turbus en Mendoza, relató cómo fue el viaje y lo último que dijo el chofer antes de la tragedia.
Mónica Cantillana tiene 47 años, vive desde hace 29 en Mendoza y es una de las sobrevivientes del accidente del colectivo -de la empresa Turbus- que ocurrió el sábado en la ruta 7, cerca del sector de Horcones, y dejó un saldo de 19 muertos.
Cantillana contó que "los pasajeros le gritaban al chofer que bajara la velocidad", aunque "no hacía caso". Según su testimonio, el micro circulaba a alta velocidad desde que salió de la terminal de Mendoza. "De vez en cuando nos sacudíamos en los asientos y yo me agarraba del brazo del asiento, porque iba tan rápido que algunos bolsos se caían al piso", agregó.
Embed
"Al rato hubo un estadillo y gritos '¡Volcamos, agárrense que volcamos!', dijo el chofer. El micro se arrastró y giró en la ruta. En algún momento estuve inconsciente. Después me incorporé, saqué mi teléfono y puse la linterna", dijo Cantillana al referirse al dramático momento.
Embed
Una vez que se sacó el cinturón junto a su compañera de asiento salieron del micro por las ventanas rotas y recibieron ayuda casi de manera inmediata, según indicó la mujer.