Ezequiel Pelaia, uno de los rugbiers imputados en Mendoza, aseguró este miércoles que la denuncia "le arruinó la vida", manifestó ser inocente y que recibe "amenazas a diario". Lo hizo luego de que la joven diera a conocer el martes una carta abierta.
"Sigo leyendo una y otra vez que debería estar preso por violador, sigo leyendo una y otra vez soy hijo del poder, sigo leyendo una y otra vez como agreden a cualquier persona que me defiende o intenta hacerlo, sigo recibiendo amenazas a diario, se siguen cerrando muchas puertas por la denuncia en mi contra (por suerte las más importantes está abiertas de par en par), sigo leyendo y viendo un abogado que dice no querer mediatizar el caso pero que le da la máxima publicidad posible a cada acto (siempre y cuando pueda ser favorable para la "victima")... Y todo ello es por algo que no hice", dijo en una carta que publicó en su cuenta de Facebook.

Embed
En respuesta a lo escrito por la denunciante, el joven expresó: "Me encantaría que este capitulo de mi vida se cierre lo más pronto posible, porque lo que esta chica, me ha hecho vivir a mí, a mi familia y a mi entorno también es un infierno. No puedo considerarla como victima, no después del daño que me ha causado sin justificación, faltando a la verdad, cuando, reitero, no hice nada de lo que se me acusa y tampoco creo que lo hayan hecho los demás imputados".

"Estoy completamente seguro, que ninguno de mis compañeros puede haber hecho lo denunciado, pero yo no vi nada de lo sucedido y no me parece prudente opinar sobre cosas que no he visto personalmente. Si puedo asegurar que al retirarse de la fiesta, me saludó y agradeció la invitación. También puedo asegurar que la vi bailando desde bastante temprano con uno de los chicos, quien también se encuentra hoy imputado. Nunca la note inconsciente, o siquiera borracha", escribió.
Embed
La denuncia se llevó a cabo tras la celebración realizada el 22 de diciembre pasado en un loft de la zona de Chacras de Coria, perteneciente a José Hervida, manager del equipo, sobre el que pesa una acusación de "abuso simple".

La joven aseguró que tomó algo durante la fiesta y no recuerda nada, aunque después empezó a tener dolores en sus partes íntimas. En tanto, una hermana de la chica se comunicó por WhatsApp con Hervida y éste le dijo que había estado con varios deportistas, aportando además los nombres.

Embed
Más complicada es la situación de seis jugadores de distintos equipos de la provincia que integra el seleccionado: en primera instancia fueron imputados Enzo Falaschi, Ignacio Ceschín, Sebastián Vanín y Lisandro Biffi, hijo del legislador provincial César Biffi, fueron imputados por el fiscal Galdo Andreoni por abuso sexual agravado con acceso carnal y por la participación de dos o más personas.

Días más tarde se agregaron a la lista Ezequiel Pelaia y Maximiliano Filizzola, también imputados en la causa que lleva al frente el fiscal Galdo Andreoni.