Organizaciones activistas de animales denunciaron que una empresa tiene cautiva a la orca Kshamenk desde 1992 y anunciaron una protesta en reclamo para pedir por su libertad.
Un grupo de organizaciones denunció que animales de diferentes especies son utilizados en espectáculos realizados por una empresa en la localidad bonaerense de San Clemente del Tuyú, que tiene cautiva a una orca desde 1992, y anunciaron una protesta en reclamo del cumplimiento de una ordenanza que prohíbe esas actividades.

Las organizaciones Activistas Animalistas de La Costa, SinZoo y Animal Libre manifestaron en un comunicado que se trata de "la empresa Mundo Marino" y expresaron que "al show de la orca y delfines se ha sumado otro llamado El Arca de Noé, donde utilizan perros, burros y otros animales domésticos y de granja".

Embed
"La Ordenanza 2904/06 vigente en La Costa prohíbe los espectáculos con animales", advirtieron, y anunciaron que el domingo a las 10 realizarán una protesta en las puertas de Mundo Marino, en San Clemente del Tuyú, en reclamo del cumplimiento de la disposición municipal.

En ese sentido, manifestaron que los espectáculos con animales "nunca pueden ser educativos ni transmitir ningún mensaje positivo para nadie, ya que no se trata de títeres ni de dibujos animados, sino de seres vivos, de seres desnaturalizados, arrebatados de su hábitat natural, de sus grupos familiares y confinados a una vida de sometimiento".

"Son entrenados a través de castigos físicos, hambruna y chantaje alimenticio, a cambio de un truco para el show", expresaron las organizaciones.

Asimismo, afirmaron que "a partir de las últimas protestas, por la difusión a través de las redes sociales sobre el padecimiento y crueldad que experimentan los animales cautivos en zoológicos y acuarios, ha cambiado su folletería, su cartelería y su discurso en los shows".

En ese sentido, dijeron que el "discurso conocido por todos que se basa en propagandizar ante todo el Show de Orcas y Delfines como atracción turística, lo disfrazan ahora por un show educativo, conservacionista y ecologista". "Al show de la orca y delfines se ha sumado otro llamado El Arca de Noé, donde utilizan perros, burros y otros animales domésticos y de granja", denunciaron las organizaciones.

Embed
Asimismo, manifestaron que se trata de una "difícil situación para la empresa, ya que resulta poco creíble, hasta para el más ingenuo, que una Fundación seria tenga en su haber animales silvestres, de fauna autóctona, exóticos, de granja y hasta perros adiestrados".

Las organizaciones también exigieron la "rehabilitación de Kshamenk, única orca privada de libertad en Sudamérica desde el año 1992"
y recordaron una petición realizada en ese sentido, "online, dirigida a la gobernadora María Eugenia Vidal", que superó 42 mil firmas en la plataforma Change.org en Internet.

"La gobernadora es la autoridad competente a quien le corresponde decidir el destino de la orca, puesto que Kshamenk es un animal silvestre, autóctono, nacido en libertad y no pertenece a ningún acuario, sino al Estado", destacaron.

En la petición formulada en el sitio de Internet, las organizaciones denunciaron que "la orca macho Kshamenk da 500 vueltas cada hora en su diminuta piscina, animal que en libertad recorre grandes distancias".