Las autoridades norteamericanas creen que pudieron haber distraído al piloto. Se grabaron y lo subieron a YouTube.
La Administración Federal de Aviación de EE.UU. investiga a una pareja que tuvo sexo mientras se lanzaba en paracaídas desde un avión porque podría haber infringido la ley al distraer al piloto con sus actos.

Los protagonistas de esta insólita escena, que además la grabaron en vídeo y la publicaron en el portal Youtube, fueron el canadiense Alex Torres, instructor de paracaidismo y actor porno, y su compañera de trabajo en la empresa Skydive Taft, la recepcionista Hope Howell.

Para cuando Youtube dio de baja el video, miles de usuarios las habían convertido ya en una de las escenas más populares de la semana en la red, de manera que el asunto llegó al conocimiento de las autoridades estadounidenses, que investigan el caso.

Aunque no hay ninguna norma en EE.UU. que impida practicar sexo en un avión privado ni en el aire, los paracaidistas podrían haber infringido la ley si las autoridades concluyen que su actividad sexual, que comenzó en el avión cerca del piloto, podría haberlo distraído.

Los osados paracaidistas, que aseguraron sentirse muy orgullosos de su experiencia, indicaron a los medios estadounidenses que su jefe, que despidió a Torres y se plantea hacer lo mismo con Howell, estaba enterado de sus actividades.

Además, alegaron que ellos, con sus prácticas, no distrajeron más al piloto de lo que podría haberlo hecho cualquier otro pasajero.

Pese a la investigación y a sus problemas en el trabajo, la pareja se mostró muy satisfecha por el éxito de su vídeo, bautizado por ellos mismos como "Sexo aéreo", ya que lograron su objetivo: captar la atención del presentador Howard Stern, famoso en EE.UU. por su predilección por los asuntos escandalosos y que ya anunció que les dará espacio en su programa.