Se trata de un hombre de 30 años que estaba condenado con prisión domiciliaria en Guaymallén. Se fugó el domingo pasado y personal policial lo halló este jueves escondido en una casa.

Un hombre de 30 años que tenía prisión domicilia se fugó el domingo en la noche y fue capturado en la mañana de este jueves en un asentamiento de Guaymallén. El sujeto, condenado por portación ilegal de arma de guerra, rompió una pulsera electrónica que permitía su monitoreo y se fugó. Sin embargo, su estadía en la clandestinidad le duró menos de cuatro días.

Efectivos de la División Búsqueda de Prófugos, dependiente de Investigaciones, con datos certeros de su nuevo paradero, se dirigieron hasta el asentamiento Buenanueva de Guaymallén, en donde vive la ex mujer del preso.

preso

Según publicó El Sol, En un primer momento la mujer negó que el prófugo, identificado como Jorge Horacio Romero Carvallo se encontrara en el domicilio, pero luego dejó entrar a los policías y penitenciarios, quienes encontraron a Romero Carvallo escondido debajo de una cama. Le pidieron que saliera del escondite y lo detuvieron. No ofreció resistencia y lo llevaron a la cárcel de Boulogne Sur Mer.

Fuentes policiales contaron que este reo destrozó la pulsera, por causas que son desconocidas, mientras pasaba sus días en una casa del barrio Jardín de Solar, en la citada comuna.