Candelaria Tinelli viajó a la Patagonia y volvió a jugar ante la cámara con su sensualidad y desfachatez.

Candelaria Tinelli juega al límite con sus producciones. Hace poco había mostrado las imágenes de una en las que se mostraba encintada y tapándose los ojos.

En esta ocasión, viajó a Esquel a realizar una producción para su marca de ropa y, fiel a su estilo, compartió en su cuenta de Instagram una imagen del backstage de la misma, de espaldas luciendo una remera y una tanga blanca.


Seguí leyendo en RatingCero.com.