Hitomi Sato, de Japón, y Jie Li, de Holanda, protagonizaron el punto de tenis de mesa más largo de toda la historia. Duró 10 minutos pero debió repetirse porque entró una pelota de otro partido que se estaba jugando en la cancha de al lado.