El muchacho se había ido de viaje con amigos, pero desapareció sin dejar rastro hace más de una década. Había sido visto por última vez en un bar.
Las autoridades de la isla griega de Creta resolvieron este mes un caso de desaparición que llevaba casi 12 años frío al encontrar los huesos de un estudiante británico que se había esfumado en 2005 tras una noche de bares con amigos.

Un vecino del municipio de Malia, en Creta, encontró un grupo de huesos en un pozo el 16 de febrero pasado. Los restos resultaron ser de Steven Cook, de 20 años, cuya desaparición había sido denunciada el 1º de septiembre de 2005, informó el sitio Metro.

Embed
Cook, un estudiante de Cheshire, en el Reino Unido, había ido de vacaciones con amigos a Creta, la isla más grande de Grecia, y fue visto por última vez pidiendo direcciones a la salida de un bar para volver a donde se hospedaba.

Los investigadores creen que el muchacho caminó para el lado contrario de donde le indicaron. Pat y Norman Cook, padres de Steven, ofrecieron una recompensa de 6 mil libras (unos 8 mil dólares) para quien pudiera dar información sobre su hijo.