Los hombres trataban de alimentar a las personas sin hogar pero el personal del supermercado no les quiso vender ni una lata de arvejas por un motivo impensado.
Dos hombres de Londres, en el Reino Unido, quisieron comprar comida para un comedor que recibe a indigentes pero no les quisieron vender ni una lata porque pensaron que estaban tratando de abastecer su propia despensa.

Embed
Michael Taub y Stephen Peter Chamberlain trabajan hace años en un comedor comunitario St. Laurence Larder, en Brondesbury, Londres, pero el miércoles pasado se encontraron con la negativa de los empleados de la cadena Tesco.

supermercado.jpg
No quisieron venderles comida para los vagabundos<br>
No quisieron venderles comida para los vagabundos
"Fuimos a comprar para nuestra cocina para poder alimentar y entregar parcelas de comida a las personas con necesidades y sin hogar, pero se negaron a vendernos con la excusa de que estábamos comprando demasiadas cosas", escribió Taub en su Facebook.

La publicación de Taub se convirtió en viral por la explicación del encargado del local de Tesco en Brent Cross, donde ocurrió el episodio. "Me doy cuenta de que era mucha comida pero nos dijeron que pensaban que íbamos a revenderla", explicó el hombre al sitio Daily Mirror.

Taub y su compañero trataron de comprar enlatados, pan, chocolate y algunas golosinas para las más de 70 personas que acuden a su comedor comunitario por semana. "Era para personas en una situación vulnerable", agregó.