Una aeronave privada del tipo LearJet debió regresar porque una de sus cubiertas había estallado en el despegue; se cancelaron vuelos que salían o llegaban de esa ciudad.
El aeropuerto de Calafate detuvo sus operaciones y varios vuelos fueron suspendidos o derivados por el aterrizaje de emergencia de un avión que había despegado de esa terminal rumbo a Chile, pero debió regresar cuando se detectó que una de sus cubiertas había estallado en el despegue.

El avión del tipo LearJet matriculado LV-FVZ de la empresa de taxis aéreos Baires Fly había despegado del aeropuerto de Calafate después del mediodía con una tripulación de piloto y copiloto, pero el personal de la terminal detectó restos de una de sus cubiertas en la pista y avisó a la aeronave, que decidió regresar.

Embed
Por protocolo de seguridad, el LearJet debió primero vaciar sus tanques de combustible y todos los demás despegues y aterrizajes fueron suspendidos o derivados a otros aeropuertos, informaron a Télam desde la Administración Nacional de Aviación Civil.

Cerca de las 17 el avión aterrizó provocando una importante estela de chispas por el rozamiento de la llanta sin cubierta en el asfalto de la pista, lo que motivo que el personal del aeropuerto deba completar la revisión de la infraestructura de la terminal, que espera que la Junta de investigación de accidentes de aviación civil (JIAAC) complete el peritaje del avión y la pista para volver a operar.
Embed
Desde Aerolíneas Argentinas informaron que los vuelos Ar1870 y Ar1876/7 pudieron despegar sin inconvenientes desde Calafate antes de la suspensión de operaciones, mientras que los vuelos Ar1860 y Ar1872 fueron derivados a Río Gallegos desde donde regresaban a Buenos Aires.

Este incidente también forzó a Aerolíneas Argentinas a cancelar el tramo Calafate-Ezeiza del vuelo Ar1873, el tramo Ushuaia-Calafate del AR1691 y el tramo Calafate-Aeroparque del Ar1871.