El presidente de la cámara de Diputados, Emilio Monzó, admitió que a Cambiemos le faltó "inteligencia y picardía" ante el escándalo por el acuerdo con el Correo. "Macri es menos táctico, pero mucho mejor estratega", consideró.

El titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, defendió la gestión del Gobierno, aunque admitió que tal vez le faltó "un poquito más de inteligencia y picardía" para tratar temas tan sensibles como el escándalo de Panamá Papers o el polémico acuerdo con el Correo Argentino.

Embed
"Éste es un gobierno que no esconde, que es sincero. Hay honestidad intelectual y de todo tipo. Destaco mucho la honestidad de los funcionarios. Y la sociedad sabe que nosotros somos distintos a lo anterior. Sí puede haber algo que podemos llamar inocencia, en cuanto al timing político", reconoció el diputado al diario Clarín.

Y agregó: "Me molestan mucho algunas críticas que tienen que ver con la honestidad y con prácticas que se hacían en otro momento. Aunque nos falte por ahí un poquito más de inteligencia, de esa picardía que también tiene que tener el hombre de Estado".

En otro orden, Monzó aseguró que Cambiemos necesita "estadistas, no candidatos" para llevar adelante sus propuestas y apuntó que "en 33 años de democracia el peronismo gobernó el 90% del tiempo y tenemos 30% de pobres".

En este sentido, consideró que lo que diferencia a Macri de las gestiones peronistas no es su pasado empresario, sino su profesión de ingeniero. "Uno se acostumbró al peronismo, donde la dispersión y el desorden casi son generados para poder administrarlos y ahí es donde nosotros quizás mostramos la habilidad política. Eso no está bien para el país. En el caso de Mauricio las cosas funcionan con mucha más disciplina, con previsibilidad. Es menos táctico que nosotros los peronistas, pero mucho más estratega", afirmó.

Por otra parte, volvió a marcar distancia con el asesor presidencial Jaime Durán Barba, a quien calificó como "una persona que hace marketing de la política". "La ostentación y el cuidado de la imagen pueden llevarnos a un gran error. Durán Barba no es un estadista, sino que es una persona que hace marketing de la política. El riesgo es que abracemos al marketing como concepto de gestión. Y muchas veces llevar adelante una gestión y querer transformar la realidad es inversamente proporcional a tener una buena imagen", consideró.