Un presunto cómplice del secuestro y la violación de Clara Ferrer, de 18 años, fue detenido este domingo en La Plata. Sin embargo, el principal sospechoso permanece prófugo. A la joven la mantuvieron cautiva, la obligaron a drogarse y la abusaron varios hombres.
Un hombre fue detenido acusado de haber sido cómplice del secuestro de una joven de 18 años que fue drogada y violada durante más de dos semanas en la localidad bonaerense de Berisso. En tanto, Pablo Reinoso (38) es buscado por la Policía como principal sospechoso de haber cometido el ataque a Clara Ferrer (18), quien estuvo 17 días cautiva en la casa del prófugo.

Embed
El detenido, identificado como José Luis Radawich (49), quedó a disposición del fiscal penal platense, Alvaro Garganta, como "coautor de la privación ilegítima de la libertad" que sufrió la joven.

Durante varios allanamientos realizados en busca de Reinoso, la Policía halló el auto Ford Escort blanco en el que se presume que la víctima fue trasladada desde Plaza Moreno hasta la casa de 162 entre 14 y 15, de la ciudad de Berisso donde estuvo cautiva.

Según contó la joven tras ser liberada, a Reinoso lo conoció la madrugada del domingo 5 de febrero último, cuando salió de bailar con una amiga del boliche Milenium y se dirigió con ella y su hermana a Plaza Moreno, en La Plata. Allí las tres conocieron a dos hombres, uno de ellos Reinoso, quien las invitó a subirse a su auto para ir a tomar algo a su casa de Berisso, junto con un amigo, aunque su hermana finalmente no acudió.

Embed
"Fuimos ahí. Mi amiga se fue con el otro hombre y yo me quedé con Pablo, que me ofrecía droga, me pedía que tome cocaína. Después le dije que no quería más, que quería ir a mi casa. Me amenazó, me pegó, abusó de mí y me obligo a tener relaciones con otras personas. Todos esos días me obligo a tomar cocaína", manifestó Clara.

Según la joven, el calvario se extendió varios días, ya que su captor la drogaba constantemente bajo amenazas con un arma, la golpeaba y la obligaba a mantenerse tendida en una cama, donde le tiraba baldazos de agua y luego hacía pasar a hombres para que abusaran sexualmente de ella.

Sobre el momento en que fue rescatada de la vivienda del captor, la joven recordó que pudo acceder a un Ipad que habían dejado cargando en la casa y que entró a una cuenta de Facebook que estaba abierta, desde la cual le escribió a su madre para pedirle que la fuera a buscar.

Cecilia Ferrer, madre de Clara, contó que la tarde del pasado martes recibió por el chat de Facebook un mensaje de una persona desconocida que le pedía ayuda y le decía que estaba cautiva.

"Yo sabia que era mi hija por su forma de escribir" aseguró, la mujer, quien de inmediato fue a la seccional décima de La Plata y pidió que la ayudaran a rescatar a la joven.