El equipo de Sarandí arrancó con el pie derecho en su primer partido en la Copa Sudamericana. Con goles de Boghossian y Wilchez, los de Humberto Grondona consiguieron un gran resultado en tierras peruanas.