Catriel Etcheverri
Catriel Etcheverri
Los tarifazos dispuestos en 2016, la inflación y las paritarias a la baja erosionaron el poder adquisitivo del salario. El peso de los servicios básicos sobre los ingresos aumentó más del 37% en un año.
El primer año de gestión de Macri estuvo signado por la recesión económica, el aumento del desempleo, la desbandada de la inflación, los tarifazos en los servicios públicos y el deterioro del poder adquisitivo del salario. Este 2017 arrancó con anuncios de nuevos tarifazos, con el intento del gobierno nacional de imponer un techo a las paritarias y con una progresión en los precios (1,9% en la Ciudad en enero) que anticipa que este año tampoco se podrá cumplir con la meta inflacionaria planteada por el gobierno nacional en el Presupuesto (17%).

Alquiler-Canasta.jpg
Luego del nuevo tarifazo en la luz, y a pocos días de que se anuncie un nuevo aumento en el gas, el agua y en el boleto mínimo de colectivo que podría según distintas estimaciones aumentar hasta un 83% (en 2016 subió un 100%), el peso de los servicios básicos en el presupuesto de los argentinos es cada vez mayor.

De acuerdo con el INDEC la mitad de los argentinos gana menos de 8.000 pesos por mes. Si se tiene en cuenta este nivel de ingresos para una familia tipo en la que ambos padres trabajan, en enero de este año (antes de los nuevos aumentos), sólo los servicios básicos (gas, luz, agua, transporte público y comunicaciones) insumieron más del 20% de los ingresos familiares.

Así se desprende de los precios y cantidades tenidos en cuenta en la Canasta de Servicios del Hogar elaborada por la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires.

Embed

Apenas un año antes los servicios básicos insumían poco más del 15% del presupuesto familiar de la mitad de los argentinos. En el primer año de gestión de Macri la incidencia de los servicios aumentó un 37,13%. Este impacto es sensiblemente mayor a medida que son menores los ingresos. Es decir los tarifazos en los servicios públicos pegan con más dureza en los hogares más pobres mientras que apenas se sienten en los hogares con mayores ingresos.

Si a los servicios básicos indispensables se le suman los productos de la Canasta Básica Alimentaria, artículos de limpieza y de cuidado personal, en enero de este año estos productos y servicios elementales insumieron el 76,04% de los ingresos de la mitad de los argentinos.

Si a estos consumos básicos se le incluye además el alquiler de un departamento de dos ambientes para una familia tipo ninguno de los dos presupuestos, ni el de diciembre de 2015 ni el de diciembre de 2016 alcanzó para cubrir los gastos mínimos indispensables.

Embed

Teniendo en cuenta que en 2015 el alquiler promedio, según Reporte Inmobiliario, de un departamento de dos ambientes en la Ciudad rondaba los 4.000 pesos el presupuesto familiar en ese entonces (con dos sueldos de 6.000 pesos según lo que ganaba la mitad de los argentinos en diciembre de 2015), quedaba "corto" en un 3,70%. Es decir, la mitad de los argentinos hubiesen necesitado un aumento en sus ingresos de por lo menos 3,70% sólo para cubrir la canasta básica alimentaria, la canasta de servicios del hogar, artículos de limpieza y de cuidado personal y el alquiler de un dos ambientes. No le sobraba un peso más para otros gastos.

En enero de 2017 la situación se agravó, con un alquiler promedio de un dos ambientes en 6.800 pesos el presupuesto familiar quedó un 15,66% por debajo del piso necesario para cubrir los requerimientos mínimos. La magnitud del monto faltante con respecto al presupuesto se cuadruplicó para las familias de menores recursos de un año al otro.

Afuera quedan todavía de estas consideraciones otro ítems indispensables como indumentaria, medicamentos, esparcimiento, bienes durables para el equipamiento del hogar y útiles escolares, entre otros.

Embed
A esta situación se debe sumar la decisión del gobierno de Macri de no discutir en paritarias la inflación pasada y la pérdida del poder adquisitivo del salario experimentada en 2016 sino sólo concentrarse en la inflación futura, prevista para el gobierno en 17%.