La firma Snap debutó en el mercado bursátil de Nueva York con un avance del 44% en el valor de sus acciones, con un mercado ávido de nuevas operaciones como esta, pero receloso de la rentabilidad que puede tener la inversión.
La compañía, dueña de la aplicación de mensajes de video y fotos Snapchat, había valorado el miércoles en US$17 la acción, pero esa cantidad fue rebasada incluso por los cálculos previos al inicio de la cotización, y al final cerró en US$24,48.

Snap se mantuvo durante la sesión con un rango de precio de 23,50-26,05, con el valor consolidado prácticamente después de la apertura.

La de fue la oferta inicial de acciones en el parqué neoyorquino más importante desde la que protagonizó el 19 de septiembre de 2014 el gigante chino de comercio electrónico Alibaba, que se lanzó con una valoración de unos US$170.000 millones.

Snap no llegó a esa cifra, ya que al cierre de su valoración está en torno a los US$34.500 millones, pero, aun así, Wall Street estaba deseoso de que hubiera operaciones como la de este jueves.

El año pasado no fue un buen ejercicio para ofertas iniciales de venta acciones, entre otras razones porque el año electoral que vivió Estados Unidos y las incertidumbres ligadas a la votación recomendaban cierta espera.

Embed
La salida a bolsa de Snap rompe esa tendencia y el mercado confía en que si, a partir de este paso, se animan firmas que llevan tiempo manejando esa posibilidad, como Uber y Airbnb, aunque fuentes bursátiles descartan que las dos compañías vayan a debutar este año.

El inicio bursátil de Snap recuerda, aunque salvando las distancias, la salida a bolsa que protagonizó en mayo de 2012 la firma Facebook, aunque entonces salió con una valoración de US$81.000 millones y ahora es una figura clave del mercado.

La salida de Snap, sin embargo, a pesar del avance, no logra convencer totalmente, entre otras razones porque los resultados acumulados por la compañía dejan mucho que desear. Snap cerró 2015 con unas pérdidas netas de US$373 millones, y el año pasado lo concluyó con unas pérdidas de US$515 millones.

De acuerdo con algunos analistas, el avance logrado hoy por Snap en su debut bursátil está más ligado a la novedad, a las ansias del mercado por este tipo de operaciones y a, quizás, una apuesta para el futuro.

"No se puede juzgar esta inversión por el momento de su debut bursátil", dijo a la cadena CNBC el directivo de la firma financiera Nomura Anthony DiClemente.

De hecho, sorprendió que firmas como Pivotal emitieran una primera calificación de la acción con un valor de US$10, incluso por debajo de los US$17 que se habían anunciado el día antes de salir a bolsa.

"Es una prometedora e innovadora oferta de publicidad, pero de momento todavía no se probó y es difícil cuantificar su escala final", afirmó el directivo de esa firma Brian Wieser.

Los analistas destacaron también el hecho de que las acciones emitidas no se corresponden con derechos de voto en las decisiones de la empresa, que está controlada por sus fundadores y actuales dueños, algo que, no obstante, es un modelo que siguen compañías como Facebook o Google.