Un ladrón entró a una tienda en el centro de Mar del Plata, esperó que los comerciantes se distrajeran y, cuando había mucha gente en el lugar, se llevó dos parlantes.