Así lo determinó la justicia de Pergamino luego de la tragedia en la comisaría de esa ciudad en la que murieron siete presos. Además, ordenó a los Bomberos de Junín un peritaje para determinar las causas del incendio en el lugar.
La justicia de Pergamino separó a la Policía Bonaerense de la investigación de la tragedia en la comisaría de esa ciudad en la que murieron ayer siete presos, y ordenó a los Bomberos de Junín un peritaje para determinar dónde fue el inicio del incendio y el tipo de colchones que había dentro del pabellón.

Además, el fiscal general de Pergamino, Mario Daniel Monzón, reclamó la creación de una alcaidía en esa ciudad a cargo del Servicio Penitenciario Bonaerense y remarcó "las falencias del personal policial" en el cuidado de los presos.

Embed
Monzón aseguró que el fiscal del caso Nélson Mastorchio, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 3 de esa ciudad, decidió la separación de la policía de la provincia para la realización de los peritajes y la investigación.

"Entre hoy y mañana se realizarán las autopsias a los siete cuerpos, las cuales se realizarán en el Instituto de Ciencias Forenses de Junín. Además, está prevista una pericia de Bomberos de Junín por el estado de los calabozos, y para determinar el inicio del foco y si fue intencional", dijo el fiscal general.