La madre del felino lo abandonó y el dueño del perro decidió agarrarlo y alimentarlo. En la descripción de la filmación explicó que Rufus, su pitbull, ayudó a calmarlo cuando el pequeño no paraba de llorar.