A diferencia del decreto anterior, el nuevo texto excluye del veto a Irak, si bien mantiene la prohibición de entra a Estados Unidos durante 90 días a los cuidadanos de Irán, Somalia, Libia, Siria, Yemen y Sudán.
El presidente Donald Trump firmó este lunes un nuevo decreto que bloquea temporalmente el ingreso a Estados Unidos a emigrantes y refugiados de seis países de mayoría musulmana, en una versión levemente atenuada de una orden que resultó anulada por la justicia.

El nuevo decreto firmado por el presidente cierra las fronteras a emigrantes y refugiados de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, aunque con relación al decreto que había emitido en enero remueve a Irak de esa lista.

Embed

Al presentar la nueva orden ejecutiva, el Secretario de Estado, Rex Tillerson, expresó que se trata de una "medida vital" para la seguridad nacional estadounidense.

De acuerdo con Tillerson, es una "solemne responsabilidad del presidente proteger a los estadounidenses"

Por su parte, el Secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, dijo que el nuevo decreto "proporcionará una necesaria pausa para que podamos revisar el actual escrutinio de las personas que vienen desde países que nos preocupan".

A su vez, el secretario de Seguridad Interior, John Kelly, destacó que el decreto "hará que este país sea más seguro y además atenderá viejas preocupaciones sobre la seguridad de nuestro sistema de migración".

Embed

El decreto que Trump había firmado en enero cerraba temporalmente las fronteras y a todos los refugiados y ciudadanos de esos siete países.

La nueva versión del decreto explicita que los portadores de visas válidas y permisos de residencia podrán ingresar a Estados Unidos, una provisión que en enero había provocado un verdadero caos en diversos aeropuertos del país.