Sucedió en Reino Unido. En donde un hombre violó a sus propias hijas para mostrarles "que tener sexo con un hombre era mejor que con alguien del mismo género". Fue condenado a 21 años de cárcel.

La joven tomó la decisión de revelarle a su padre de 54 años, quien vive en Coventry, ciudad del centro de Reino Unido, de su orientación sexual e identidad. Ella le confirmó ser lesbiana. No contento con lo que su hija intentaba comunicarle, el hombre decidió someterla a un "correctivo ejemplificador" al que luego también incluyó a su otra hija. Las violó a ambas, para mostrarles de esta manera, que tener sexo con un hombre era mejor que con alguien del mismo género.

Embed

"Esa violación implica degradación y humillación. Demostró su hostilidad hacia ella por ser lesbiana", concluyó el tribunal que condenó al violador, cuyo nombre no ha transcendido para proteger a las víctimas, a 21 años de cárcel por haber cometido tres violaciones durante las décadas de los 80 y los 90.

El juez Andrew Lockhart concluyó: "El tribunal ha escuchado a ambas mujeres. Ambas han sido seriamente dañadas psicológicamente por su comportamiento" y destacó: "Escuchar el sentimiento de culpabilidad de una de las víctimas al dejar a su hermana enfrentarse a él es la prueba más desgarradora de la evidencia".