La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, garantizó que arrancará el ciclo lectivo en todas las escuelas, aunque un gremio minoritario continúa con la medida de fuerza. En los colegios bonaerenses, los maestros se suman al paro de las mujeres.
Con las negociaciones salariales empantanadas y luego de dos días de paro nacional, las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires abrirán sus puertas y darán inicio este miércoles al ciclo lectivo 2017. No ocurrirá lo mismo en la Provincia, donde los alumnos deberán esperar un día más, hasta el jueves, para poder volver al aula.
La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, garantizó que las clases comenzarán este miércoles en toda la ciudad de Buenos Aires y aseguró que sólo un gremio, ADEMYS, decidió continuar con las medidas de fuerza.

Embed

"Las escuelas van a estar abiertas, los chicos estarán en las aulas y estamos muy contentos por eso", aseguró la funcionaria en declaraciones a un canal de cable. No obstante, Acuña sostuvo que "las negociaciones salariales continuarán", aunque aclaró que "con los chicos adentro de las aulas".
Por su parte, los seis gremios docentes de la provincia de Buenos Aires extendieron otras 24 horas el paro y este miércoles tampoco habrá clases, al tiempo que aseguraron que el Gobierno de María Eugenia Vidal no los llamó para continuar las paritarias salariales.
Así lo anunció el Frente Gremial Docente integrado por los sindicatos AMET, FEB, SADOP, SUTEBA y UDA, junto con UDOCBA, que no está enrolada en ese conglomerado. El frente de unidad de los gremios docentes bonaerenses resolvió declarar un paro de 24 horas para este miércoles 8 de marzo, y convocar a nueva reunión plenaria para analizar la continuidad de las medidas.

Embed
La presidente de la Federación de Educadores Bonaerenses, Mirta Petrocini, que ofició de vocera del encuentro de dirigentes gremiales, advirtió que "las autoridades bonaerenses no escucharon el reclamo de los más de 70 mil docentes que se movilizaron" y la alta adhesión al paro.
"Acá no somos los dirigentes los que tomamos las medidas. Son nuestras bases, nuestros docentes quienes se dan cuenta que no hay un llamado, una convocatoria provincial para destrabar el conflicto", remarcó la dirigente.