El zoológico Schönbrunn de Viena sacrificó a sus veinte pelícanos ceñudos por un brote de gripe aviar, después de que en las pruebas realizadas ayer dieran positivo en la cepa H5N8.
"De acuerdo con las autoridades y para cuidar al resto de las aves del zoológico, tuvimos que sacrificar hoy temprano a todos los pelícanos", informó el veterinario del zoo, Thomas Voracek, según recoge la agencia de noticias austríaca APA.

El pasado miércoles el zoológico sacrificó al primer pelícano,
que estaba infectado de gripe aviar, mientras que a los demás se les realizaron diferentes pruebas para comprobar si también tenían el virus.

El zoológico cuenta con cerca de 800 aves, por las que se tomaron medidas especiales como el cierre parcial del recinto, a la espera de realizarles las pruebas necesarias.

El tipo de análisis será acordado con las autoridades sanitarias, según Voraseck, y dependerá de la opinión de los veterinarios y de la distancia a la que se encontraran los animales del pabellón de los pelícanos, factores que discutirán este viernes en una reunión.

"Los demás animales del zoo no pueden contagiarse con la cepa H5N8. Tampoco existe ningún peligro para nuestros visitantes, pueden venir tranquilos", afirmó el veterinario austríaco.

Aún desconocen cómo se contagiaron los pelícanos, aunque Voraseck sospecha que pudo ser por el contacto con un ave salvaje: "Hemos tenido en el zoológico alguna, pero no hemos encontrado ninguna muerta".

El zoo de Schönbrunn tenía una de las mayores colonias de pelícanos ceñudos del mundo, pero los zoólogos todavía no saben si sustituirán los ejemplares sacrificados, concluyó Voraseck.


Embed