Robert Kelly, un profesor de la Universidad Nacional de Pusan, en Corea, estaba dándole una entrevista a la BBC cuando pasó algo inesperado: sus dos hijas entraron a la habitación y, cuando la madre las sacó, no pararon de llorar.