El entrenador portugués Mourinho tuvo un gran gesto con un chico que lo miraba asombrado: se acercó, lo abrazó y le dio un beso.


Mourinho, Can't Contain His Joy