Sucedió en Bahía Blanca. Poco después de aspirar el gas butano en una reunión de amigos, el joven sufrió convulsiones y un paro cardiorrespiratorio.

Un joven de 15 años murió en Bahía Blanca mientras aspiraba gas butano, durante una reunión de amigos.

La víctima se encontraba la noche del viernes en una vivienda de Castro Barros al 2700, en la localidad portuaria de Ingeniero White, a doce kilómetros de la ciudad.

Tras la aspiración del gas que emanaba de un encendedor, el joven sufrió convulsiones, por lo que los amigos que se encontraban con él dieron aviso de lo sucedido a la familia.

Embed

El joven fue trasladado al Hospital Menor de la localidad, donde se constató que había sufrido un paro cardiorrespiratorio que derivó en su fallecimiento.

Las autoridades médicas dieron cuenta de lo sucedido a la seccional Tercera de la Policía de White y la Fiscalía de Menores en turno abrió una causa sobre "averiguación de causal de muerte".

Asimismo, especialistas médicos revelaron que la inhalación del gas butano, que además de en los encendedores se encuentra en las garrafas y en algunos aerosoles, es de uso frecuente entre jóvenes como un alucinógeno.

Inhalar gas butano: una moda que crece entre los adolescentes

La modalidad de consumir este tipo de "droga económica" está cada vez más instalada en los adolescentes, que buscan lograr un estado de alteración mental.

Se trata de inhalar sustancias volátiles, contenidas en elementos que se pueden encontrar en cualquier hogar, como los aerosoles o encendedores.

Embed

Al respecto, el licenciado Eduardo Lavorato, experto en Minoridad y Adicciones, explicó que esta forma de drogarse "es muy popular entre los adolescentes de entre 12 y 17 años" y que "está muy asociada a la falta de recursos económicos", según publicó La Brujula 24.


Agregó que el hábito de consumo desciende a partir de los 18 años, momento en que los jóvenes, al disponer de más dinero, reemplazan los elementos caseros por otras sustancias como la marihuana o la cocaína.

La sustancia tóxica que contienen tanto estos gases como los desodorantes de ambientes es el butano y, según detalló Lavorato, los efectos psicoactivos derivados de su inhalación "son similares a los del alcohol, ya que conllevan a conductas de deshinibición, a la euforia y a la falta de coordinación en los movimientos".