Siguiendo el ejemplo de la viuda del futbolista Gil, cinco otras mujeres de jugadores fallecidos en la tragedia del vuelo de LaMia se presentarán ante la Justicia brasileña para demandar a Chapecoense por daños morales.
Cinco viudas de jugadores que murieron en el accidente de avión del Chapecoense seguirán el ejemplo de otra de ellas y se presentarán ante la Justicia brasileña para demandar al club por daños morales.

La viuda de Gil, uno de los futbolistas que falleció, ya acudió a la Justicia de Trabajo reclamando por daños morales y además pidiendo para ella la transferencia del salario de su marido y el cobro del lucro cesante, referente a la expectativa de trayectoria profesional interrumpida por muerte. La primera audiencia de su caso será el 22 de mayo.

Además de ella, según informa el portal GloboEsporte, otras cinco viudas ya manifestaron que realizarán la misma acción. Ante eso, el club convocó para el 15 de marzo una reunión con los familiares de los fallecidos en el accidente para hablar del seguro que deberá pagar la empresa aérea boliviana LaMia.

El 21 y 22 de febrero, directivos de Chapecoense se reunieron en Buenos Aires con un grupo de 13 compañías de seguros, que entregaron la propuesta de LaMia. La expectativa de la institución es que a la reunión de la próxima semana acudan representantes de los 68 brasileños que estuvieron en el accidente (64 muertos y cuatro sobrevivientes) para informarlos sobre las cifras ofrecidas, que varían en cada caso.

El abogado Marcel Camilo, que está a cargo del proceso judicial iniciado por la viuda de Gil, y quien asesora a otras cuatro viudas que están recolectando los documentos necesarios para comenzará la demanda, explicó las razones por las que el caso puede encuadrarse dentro del ámbito de la justicia laboral.

"Es un accidente de trabajo", manifestó Camilo. "Todo el tumulto que se armó es porque eran jugadores, pero la relación es de trabajo como cualquier otra. El empleador ofreció transporte y hubo un accidente. A partir de eso, se deben aplicar los derechos del trabajador, resguardando a sus herederos".

Luiz Antonio Palaoro, vicepresidente jurídico del club, manifestó por su parte: "La responsabilidad del accidente no es del Chapecoense. ¿Cuál es la culpa de haber contratado un avión que había hecho varias veces ese servicio, inclusive de la Selección Argentina? No ampliamos el riesgo: no hay cómo responsabilizar al club".

El avión de LaMia se estrelló el 28 de noviembre de 2016 a las afueras de Medellín tras quedarse sin combustible y murieron 71 personas. El Chapecoense perdió ese día a 19 jugadores, además de a todo su cuerpo técnico y a varios directivos.