Luego de la trágica noche del sábado, grupos de especialistas recorren la ciudad de Olavarría para atender a los afectados. Del mismo modo, hay vecinos que colaboran compartiendo sus casas. El parte de internados y el informe preliminar de los muertos.

Luego del recital del Indio Solari en Olavarría que dejó dos muertos y varios internados, la ciudad sigue convulsionada y aún hay asistentes que necesitan ayuda.

Varios especialistas en salud mental recorrieron el domingo las calles de la ciudad y la terminal de micros acompañados por personal de Defensa Civil para asistir a los afectados por la tragedia.

Embed

"La mayor demanda, ahora, es la de las personas que están buscando familiares perdidos, que están desorientados o que aún no pudieron volver a sus hogares", explicó Raúl Pitarque, director provincial de Redes y Regiones Sanitarias.

"Hay mesas de ayuda en puntos de la ciudad, en el hospital y equipos de psicólogos para brindar contención en una situación traumática como la que vivió la ciudad", agregó.

Embed

Del mismo modo, muchos particulares ofrecen sus casas y la Sociedad Italiana de Olavarría su cede para que los asistentes del recital puedan cargar sus celulares, tomar café y agua así como acceder a los baños.

Mientras tanto, el Municipio emitió este domingo por la noche un parte médico en el que informó que quedan cuatro internados, dos de los cuales están en terapia intensiva.

"Hay mesas de ayuda en puntos de la ciudad, en el hospital y equipos de psicólogos para brindar contención"

Según explicaron, los que están en terapia son Antonella Falcón (con asistencia respiratoria mecánica) y Daniel Esteban Robles (con traumatismo encéfalo craneano, traumatismo facial y asistencia respiratoria).

Mientras tanto, Luciano Farías llegó alcoholizado, con epilepsia de base y está en Guardia de Adultos. Y Jorge Ortiz se encuentra en Guardia de Adultos por intoxicación.

Respecto a los muertos, el informe preliminar del médico legista Roberto Vasermanas informó que Javier León, de 42 años, falleció a causa de una trombosis cardiopulmonar y que el motivo del deceso de la segunda víctima fue un paro cardiorespiratorio traumático, sin señales de aplastamiento interno.