Como si se tratara de otra jugada del destino y la tragedia, el segundo fallecido en medio de la avalancha que se desató el sábado en el show del Indio Solari en Olavarría fue identificado como Juan Francisco Bulacio, de 36 años y oriundo de Gerli.

En 1991, otro Bulacio, un joven llamado Walter, era asesinado a manos de agentes de la Policía Federal Argentina luego de ser detenido cuando intentaba ingresar a Obras para presenciar de un show de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

El emblemático caso sacudió por aquel entonces a toda la cultura del rock y llegó incluso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Embed
Esa noche fatal del 26 de abril, una razzia encomendada al personal de la Seccional 35ª, a cargo del comisario Miguel Ángel Espósito, lo detuvo a efectos de averiguación de antecedentes. Aunque la Ley de Patronato de Menores prohíbe la detención de menores sin intervención del juez competente, Bulacio fue retenido en la comisaría.

El joven fue trasladado a la mañana siguiente hacia el Hospital Pirovano. Allí le diagnosticaron traumatismo craneano. Con las pocas fuerzas que le restaban, Bulacio le dijo al médico que lo atendió que había sido golpeado por la Policía. Murió cinco días más tarde, tras haber sido trasladado a otro nosocomio; la autopsia encontró huellas de golpes con objetos contundentes en miembros, torso, cabeza y extremidades.