Un partido de la NHL terminó en una terrible pelea entre dos jugadores. A uno se le salió el casco y terminó con la cabeza ensangrentada. Las reglas de este deporte permiten las peleas entre jugadores siempre y cuando no se saquen los guantes y no usen los palos.