La diputada nacional Elisa Carrió aseguró que no habrá "otros interlocutores" en su decisión sobre su eventual candidatura en la Ciudad o en Provincia.
La diputada nacional de la Coalición Cívica-ARI Elisa Carrió aseguró este miércoles que su eventual candidatura en la provincia de Buenos Aires o en la Ciudad la decidirán "a solas" y "exclusivamente" con el presidente Mauricio Macri sin "otros interlocutores" y advirtió sobre un "clima de extorsión" motivado por el "PJ" y el "sindicalismo".

"La decisión sobre mi persona es una decisión de a dos, exclusivamente entre el Presidente y yo, dado mi estado de salud, la necesidad de estabilizar la República", enfatizó y afirmó que "una victoria en octubre es una estabilización de la República en medio de una crisis racista violenta mundial".

Embed

Consultada por La Nación sobre su rol en las elecciones de octubre, Carrió dijo que "no lo sabemos, eso lo vamos a decidir el Presidente y yo, a solas, después de Pascua" y confesó: "No me siento bien, no siento que pueda sostener una campaña, a lo mejor después Dios me da la fuerza".

"No va a haber tantos actores como todo el mundo pretende. Cambiemos es amplio, es una condición y estamos todos de acuerdo pero la decisión sobre mi persona es una decisión de a dos, exclusivamente entre el Presidente y yo, dado mi estado de salud, la necesidad de estabilizar la República", amplió. En ese sentido, dijo que si tiene que "jugar, y es imprescindible, arriesgo mi salud, por la República, no quiero ser el mascarón de proa de los corruptos, no quiero sólo por la gobernabilidad".

Embed

Respecto a si la elección de octubre es determinante para el gobierno de Macri, Carrió señaló que "es determinante para la Argentina porque si gana Cambiemos, más allá de los errores, hay previsibilidad".

"Dos victorias sobre todo en la provincia de Buenos Aires, Capital, Santa Fe, Córdoba, Mendoza le da previsibilidad a la inversión; afuera preguntan si eso que vimos en estos días vuelve o se va alejando, está la prueba de octubre", expresó y añadió que "una victoria es una estabilización de la República en medio de una crisis racista violenta mundial".

Embed

En otro orden, Carrió indicó que tiene una relación "espectacular", "personal" y de "sinceridad" con el presidente Macri y remarcó que "no tuve condicionamientos, ni presiones ni enojos".

"Él me quiere decir 'hacé esto', yo soy inmanejable, hacemos semi acuerdos que no se cumplen, nos reímos y comemos asado. Él escucha, el cariño es mutuo, quiero que sea un gran presidente republicano, no le preocupan mis denuncias penales", manifestó.

De todos modos, la diputada nacional opinó que el "principal error" del gobierno fue el aumento de las "tarifas" y agregó que "la previsibilidad es para todos". Asimismo, dijo que existe "un clima de extorsión que puede llevar o no a la desestabilización" y advirtió que "la característica del PJ es ser extorsivo, Sergio Massa fue extorsivo en la provincia de Buenos Aires, es extorsivo La Cámpora y el propio PJ o el sindicalismo en marzo".

Por último, Carrió dijo no creer que la ex presidenta Cristina Kirchner "se arriesgue en la política" y agregó: "Creo que lo va a decidir a último momento" si juega en los próximos comicios.