La Iglesia pidió este domingo al pueblo de Itatí que "se anime a seguir caminando", luego de la histórica redada antinarco que tuvo como epicentro a esa ciudad correntina, en la que fueron detenidos el intendente y el vice junto a decenas de acusados.
"Para ser agua viva hay que tener una vida bien trabajada", afirmó en su homilía el sacerdote de la basílica de Itatí, Derlis Sosa, al referirse a la situación desatada en esa localidad el martes último.
Embed
"Hay que ayudar a todos, ya que como pastores tenemos que animar al pueblo a que siga caminando", insistió el padre Sosa a Télam en el sagrario de la basílica de Itatí tras la ceremonia de las 9.30.
El religioso negó que haya habido un pedido de "no hablar" de parte del Arzobispado de Corrientes u otro órgano de la Iglesia Católica y remarcó que "desde hace muchos años denuncian esas situaciones".
Embed
"Aunque no nos escuchen la Iglesia va a seguir denunciando todo lo que arruina la vida", sostuvo el sacerdote de la congregación de Don Orione, quien tras haber pasado por varias comunidades regresó a Itatí como pastor de la basílica correntina hace más de un año.
Negó "rotundamente" que haya habido amenazas contra miembros de la iglesia itateña, y señaló que los sacerdotes que actualmente desarrollan su ministerio en esa localidad "trabajan normalmente".
Embed

"La vida es normal todos los días, porque entiendo que la situación no va a cambiar de un día para el otro. Por eso insistimos en que como Iglesia tenemos que seguir acompañando a todos", subrayó el religioso.
El mensaje del padre Derlis fue pronunciado ante una multitud reunida en la nave central de la basílica, ubicada frente a la plaza San Martín del pueblo ribereño, en una postal habitual de las mañanas de domingo, cuando se celebran cuatro misas desde las 6.30.
Embed
Si bien la mayor parte de los fieles proviene de otras localidades, el contenido de la homilía, fijado sobre la lectura del evangelio según San Juan, atravesó claramente la actualidad del pueblo.