Si sos de esas personas que no pueden dejar el teléfono un segundo, que se desespera por ver cada una de las notificaciones que llegan y que lo tiene a mano hasta cuando se baña, deberías hacer este test.