Tamara Olguín, de 16 años y embarazada de 4 meses, murió luego de recibir un disparo en su cabeza. Su novio, de 19, fue detenido y argumentó que "estaban jugando" con un arma de fuego.

Se trata de Tamara Olguín, de 16 años, quien fue baleada en una casa de la calle Comandante Videla al 1600, del barrio kilómetro 4, en la zona oeste de la ciudad de Villa Mercedes, a unos 100 kilómetros de la capital de la provincia de San Luis, y por el crimen fue detenido su novio de 19 años, llamado Kevin Avallay.

La víctima estuvo internada en terapia intensiva en el Policlínico Regional "Juan Domingo Perón" hasta las 21.45 del lunes, cuando finalmente falleció.

Embed
Según los investigadores, el hecho ocurrió cuando Tamara concurrió a la casa donde vive Kevin junto a su padre, quien en ese momento no se encontraba.

Un vecino llamó a las 18 al teléfono de emergencias policiales 911 para advertir que había escuchado un disparo de arma de fuego y que provenía del interior de una casa situada en ese barrio.

Cuando los policías llegaron a la vivienda, encontraron a la joven con un disparo de arma de fuego con posible orificio de ingreso a la altura de la sien y probable salida cerca de la frente.

Su novio quedó inmediatamente detenido a disposición del Juzgado del Crimen 2 de esa 2da. Circunscripción Judicial, imputado preventivamente por "averiguación de aborto seguido de homicidio calificado".

En el lugar del hecho, los oficiales de policía secuestraron un revólver calibre .32 y la chica herida fue trasladada al policlínico local, donde finalmente murió.

Al momento de ser detenido, el joven dijo que disparó accidentalmente contra su novia porque "estaban jugando", aunque su testimonio debe ser ratificado ante la justicia.