Con la sanción de la FIFA a Messi, Bauza se encuentra con el plan más difícil para cualquier DT: reemplazar a Messi en cuatro de los cinco partidos que le quedan a la Selección.