Russell Crowe no puede bajar el peso que subió para el personaje de un detective que encarnó en la comedia Dos buenos tipos.

El protagonista de Gladiador, Russell Crowe, como muchos actores, deben cambiar su fisonomía para encarnar a diversos personajes en la ficción. Lo cierto es que a Crowe se le fue la mano y se excedió por de más de peso y no puede recuperarse.

El actor, de 52 años, ganó peso voluntariamente para encarnar a un detective en la comedia Dos buenos tipos (The Nice Guys, 2016), pero a partir de ese momento no volvió más a su estado físico.

Seguí leyendo en RatingCero.com.