Luego del gran triunfo ante Ecuador en la altura de Quito, el vestuario cafetero fue una fiesta. Y como siempre, Pablo Armero fue el gran animador, al que se le sumaron Yerri Mina y Juan Cuadrado.