El agresor, que se encuentra detenido, había golpeado ferozmente la cabeza de la mujer contra el suelo, la amenazó con un arma blanca y la estranguló porque ella se había negado a tener relaciones sexuales, según aseguró el hermano de la víctima.
Una mujer murió este miércoles por la tarde tras permanecer internada en un hospital de la ciudad bonaerense de San Martín luego de haber sido atacada a golpes hace diez días por su marido, quien se encuentra detenido, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Marcela Karina Bova, de 43 años, quien estaba en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Eva Perón de San Martín desde el lunes 20 de marzo, tras sufrir un ACV luego que el día anterior había sido víctima de una golpiza en su casa.
Fuentes judiciales informaron a la agencia Télam que la fiscal Diana Mayko, que investiga la causa, ordenó la autopsia correspondiente para determinar las causas de la muerte.
Es que la mujer había sido atendida en el centro de salud el mismo día del ataque pero los médicos le dieron el alta y le dijeron que regresara dos días después para un nuevo control.
Sin embargo, el lunes sufrió un ACV cuando estaba en la casa de su madre y desde ese entonces quedó internada en grave estado.
El episodio de violencia de género ocurrió el domingo 19 de marzo a la madrugada cuando la pareja se encontraba en su casa ubicada en Italia y San Lorenzo de Villa Ballester.
En ese momento, el marido de la víctima, llamado José Mauricio Gómez, de 45 años, le golpeó la cabeza contra el suelo, la amenazó con un arma blanca y la estranguló porque ella se negó a tener relaciones sexuales, afirmó tras el hecho el hermano de la mujer en declaraciones a C5N.
"Se ve que en la madrugada del domingo se le fue de las manos (la situación) e incluso hubo amenazas de muerte con una cuchilla. Hubo intentos de acuchillarla por la espalda, la revolcaba de los pelos por todos lados", agregó el joven.
Marcela fue operada para revertir este cuadro y si bien al principio el resultado pareció satisfactorio, la mujer volvió a tener otro infarto cerebral, por lo que permaneció en coma profundo y en estado vegetativo, según informó su hermano.
La fiscal Mayko, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial San Martín, ordenó la detención de Gómez y lo imputó de "tentativa de homicidio calificado por mediar violencia de género", aunque en las próximas horas la causa será recaratulada como "homicidio agravado".
Además, ordenó un allanamiento en la casa en busca de pruebas, entre ellos los elementos que utilizó para golpearla y acuchillarla.
Según el hermano de la víctima, éste no había sido el primer episodio de violencia de género que sufría su hermana. "Siempre había discusiones, ella se iba a la casa de mi mamá dos o tres días, él la volvía a buscar, ella lo perdonaba y volvían a estar juntos", sostuvo.
Marcela y su marido estaban en pareja desde hacía 20 años y tenían una hija de 19 y un hijo de 8.