Así llaman a los que están protegidos de deportación por el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. Desafía al propio presidente por su política antimigratoria.

Una inmigrante argentina indocumentada que reside en EE.UU. recibió duras amenazas por publicar en Facebook una foto suya que muestra que pagó impuestos en ese país.

¿Qué le parece mostrarme su declaración, Donald Trump?

"Soy una indocumentada y acabo de rendir cuentas y pagar 300 dólares en impuestos al estado de Arizona. No puedo recibir ayuda financiera del estado o del Gobierno federal para la escuela, ni puedo beneficiarme del subsidio de desempleo, un seguro médico descontado o un fondo de jubilación", dijo en su perfil de Facebook Belén Sisa, una estudiante de la Universidad Estatal de Arizona.

La joven de 23 años, llegó a EE.UU. desde Argentina con sus padres a los seis años edad.

Embed

"¿Siguen queriendo contarme que debo ser deportada, que no contribuyo nada y solo vivo de este país como un parásito, mientras que el 1% de los más ricos del país les roban a diario? ¿Qué le parece mostrarme su declaración, Donald Trump?", preguntó la joven con referencia al discurso contra los inmigrantes que protagonizó la campaña electoral y la política del actual presidente.

Decenas de personas respondieron con capturas de pantalla de sus denuncias sobre el estatus de indocumentada de Belén a las autoridades.

A esto la joven señaló que trabaja en EE.UU. legalmente, conforme al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) aprobado en el 2012, y que está segura de que las autoridades no van a perseguir a alguien que paga sus impuestos. A los que son alcanzados por este beneficio son conocidos como "dreamers"

"Me dan pena estas personas sinceramente. Qué encuentren la paz y felicidad en sus corazones oscuros", escribió Belén en otra publicación.

Embed

Indicó que los ataques que recibió tras su publicación no tenían precedentes pero que el odio que disipaban procedía de la gente incapaz de aguantar la verdad. Esto, sostuvo, reforzó su convicción en la necesidad de "defender nuestros derechos y los de nuestras familias". Agradeció a sus hermanos y hermanas indocumentadas y todas las personas que le enviaron mensajes de apoyo.