Néstor Ortigoza reveló que renunció al seleccionado paraguayo por el "destrato" que sufrió por parte del entrenador Francisco Arce. Por otro lado, contó que no lo llamaron aún de San Lorenzo para renovar el contrato.
Néstor Ortigoza confesó este jueves que renunció a la Selección paraguaya por el "destrato" que sufrió por parte del entrenador Francisco Arce, al tiempo que insistió en que todavía no recibió un llamado para renovar el contrato con San Lorenzo.

Ortigoza contó que "después del partido con Brasil hablé con el presidente de la Federación (Richard Harrison) y le informé de la decisión", al tiempo que reveló que al DT "le dije las cosas de frente".

Embed

"El entrenador armaba dos equipos para hacer fútbol y me dejó afuera de ambos. Además, hizo una charla el lunes pasado, sólo llevó a 17 jugadores y el resto estuvimos esperando abajo de un árbol. Ese día no me fui por respeto a mis compañeros",
expresó en una entrevista televisiva.

Ortigoza afirmó que "no me gustaba cómo se estaba manejando el DT, sentí un destrato y por eso tomé la decisión de irme", al tiempo que aclaró que no regresaría si cambia la persona que se sienta en el banco de suplentes ya que sería "una falta de respeto para la gente y mis compañeros".

"Prefiero dar un paso al costado, no me sentí para nada cómodo y decidí no ir más. Cuando uno no se siente importante, prefiere correrse y dejar a otro que esté mejor. Salvo Messi, no hay imprescindibles", manifestó.

Embed

Sobre el vencimiento de su contrato con San Lorenzo que vence el 30 de junio, afirmó que "todavía no me llamaron para negociar, pero los que deciden los tiempos son los dirigentes".

"A mi hermano Gustavo (es quien lo representa) lo están llamando de otros clubes. Yo quiero que no me diga nada y que lo maneje en él", dijo.

Ortigoza reconoció que "en San Lorenzo disfruto mucho porque siempre la he pasado bárbaro" y afirmó que la negociación quizás se haya demorado porque los dirigentes "estuvieron con todos los quilombos de AFA".

Embed

Por último, expresó que a Lionel Messi "lo tendrían que haber sancionado si lo echaban" y opinó que el "el juez de línea se cagó y no hizo echar al jugador porque estaban en la cancha de River".