El intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, repudió el escrache que sufrió su ex esposa, la gobernadora María Eugenia Vidal, el miércoles a la noche en la puerta de su casa.


Escrache a la casa de Vidal
Escrache a la casa de Vidal
"No es la forma ni el ámbito, hay un montón de ámbitos en los que se está trabajando para poder llegar a un entendimiento. Me parece que nuestra democracia tiene un montón de instancias para este tipo de cosas", afirmó Tagliaffero, sobre la manifestación a las puertas de la base militar de Morón.

En este sentido, dijo que la protesta podría haber sido en otro lado. "Yo particularmente no estoy de acuerdo con el escrache como metodología de acción política pero me parece que, incluso si no hay otra posibilidad, se puede hacer en la Gobernación o las oficinas del Banco Provincia y no en la puerta de la casa de mis hijos".

Embed
"Sobre todo cuando adentro de la base hay una escuela de la que estaban saliendo los chicos después de tomar clases. Yo creo que los representantes gremiales de los docentes deben ser docentes y deben entender la psicología de los chicos. Con esta modalidad no pensaron que estaban mis hijos u otros chicos", agregó.

Por último, vinculó el hecho a "intereses políticos gremiales o partidarios". "Es el primer hecho de estas características y fue apoyado por gente del partido Nuevo Encuentro. Después de perder la elección no encuentran otra forma de discutir que no sea con este tipo de agresiones. Se meten con la familia. Esto muestra el recorrido de ellos".

"El reclamo es justo pero esta gente está más interesada en la política de su gremio o de Morón. Hay otros intereses. La discusión debería ser cómo mejorar la educación pública. Los resultados de Aprender demostraron que Argentina está debajo de la media del mundo. Yo estoy en política y puedo ganar o perder y cuando me tocó perder no mandé gente a hacer escraches a las casas de los adversarios", concluyó.