Se trata de un joven de 27 años que en febrero robó y asesinó a un hombre de 58 años en Aldo Bonzi y había admitido ser el autor del asesinato al hablar con un amigo.

Un joven de 27 años fue detenido luego de admitir en una conversación telefónica que había matado a un hombre durante un robo en una vivienda de la localidad bonaerense de Aldo Bonzi, partido de La Matanza.

Luego del dato recabado a través de una escucha telefónica, el sospechoso fue detenido en las últimas horas cuando visitaba a su novia en la localidad de Ingeniero Budge, del partido de Lomas de Zamora.

El detenido está sospechado de ser el autor material de Juan Argento, un hombre de 58 años ocurrido el pasado 12 de febrero en su casa de Cocharane al 1700, de Aldo Bonzi.

Embed

"Volvimos a la calle de vuelta, hasta una boleta hicimos. En Mendeville (estación de trenes de Aldo Bonzi). Lo asalté, le di un par de ´ñapis´ y lo apuñalé", dijo el detenido en la escucha difundida por fuentes de la investigación. El joven se quejaba de la falta de cómplices porque "ya nadie quiere salir a robar, porque tienen miedo" y le propuso a su interlocutor salir a delinquir, mientras le aseguró que tenía dos revólveres, un calibre 38 y un 32 largo.

Además de esa charla, los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de La Matanza a cargo del caso tuvieron en cuenta las imágenes de la cámaras de seguridad en las que se lo ve salir al sospechoso con la cara ensangrentada y con dos valijas en las manos de la casa de la víctima.

Por medio de otras escuchas, los investigadores pudieron establecer que el presunto homicida pensaba visitar a la novia en su casa de Homero al 1300, en Ingeniero Budge, donde montaron una discreta vigilancia, que concluyó en las últimas horas en el arresto.

En el momento del crimen, en la casa de Argento, según indicaron los encargados del caso, "había signos de lucha y resistencia al tiempo que había faltantes de prendas de vestir, dinero, electrodomésticos y su teléfono".

El cuerpo de la víctima estaba desnudo en el living de la planta baja, con una remera alrededor del cuello y heridas contuso cortantes en distintas partes del cuerpo.