Pigcasso, un cerda que iba a ser sacrificada en un matadero, se conviritó en viral por sus dotes para la pintura.

Meet Pigcasso The Painting Pig!.mp4
Pigcasso, la cerda artista
Pigcasso, de más de 204 kilos, iba a ser sacrificada a las cuatro semanas de edad pero Joanne Lefson, su actual dueña, se la llevó consigo a su casa donde descubrió su faceta artística cuando buscaba entretenerla enseñándole varias actividades.

Armada con suculentos premios para cerdos y usando una técnica de adiestramiento para perros, Lefson enseñó a Pigcasso a pintar. Ahora la cerdita puede maniobrar pinceles de brocha gorda, cubrirlos de pintura y desplazarlos sobre un lienzo.

Embed
Su orgullosa dueña señala que el estilo artístico podría llamarse expresionista y que toma su inspiración de los paisajes de su actual hogar. Incluso, firma sus trabajos de una forma especial manchando su hocico de pintura y plasmándolo en su lienzo.

Lefson vende las pinturas de Pigcasso para recaudar dinero para su obra de caridad, Farm Sanctuary SA, que busca concientizar sobre la precaria situación en la que viven los cerdos en las granjas donde son criados para ser sacrificados.

Incluso, señala que planea realizar pronto una exhibición de las obras.

"Los cerdos son sorprendetemente inteligentes, son animales excepcionales y queremos inspirar a los consumidores a ser más concientes sobre los productos que compran", explica.