El gremio docente nacional Ctera ratificó el nuevo paro ante la intransigencia del gobierno de Mauricio Macri a negarse a cumplir con la ley y convocar a la paritaria docente nacional que sirve como referencia a las discusiones salariales en las provincias.
El gremio de docentes nacional Ctera convocó este viernes a un paro nacional y jornada de protesta que cumplirá el miércoles en reclamo de la apertura paritaria federal y en rechazo a los "topes salariales", y ratificó que se sumará a la huelga general prevista para el jueves por la CGT y la CTA.

Ctera, el mayor gremio del sector, dispuso profundizar las medidas de acción tras un plenario de delegados y luego de adherir ayer al paro con movilización a Plaza de Mayo de las dos CTA.

Embed
El gremio sostuvo en un comunicado que las nuevas medidas de fuerza fueron aprobadas "ante la continuidad de los conflictos provinciales", en reclamo de la convocatoria a la paritaria salarial federal y contra los "techos" impuestos en las negociaciones.

Ctera convocó a "un paro nacional y jornada de protesta para el miércoles 5 de abril", y adhirió "al paro general de la CGT y la CTA".

El sindicato también acordó realizar el 4 de abril, al cumplirse 10 años del asesinato del maestro neuquino Carlos Fuentealba, una jornada nacional "contra la impunidad" con actividades en todo el país.

Embed
La jornada contra la impunidad tendrá un acto central en Neuquén con la presencia de la jefa de Ctera, Sonia Alesso, mientras que en Buenos Aires se hará una marcha de antorchas frente al Congreso de la Nación.

"La Ctera vuelve a exigir al gobierno nacional que cumpla con la Ley de Financiamiento Educativo y que convoque a la paritaria", advirtió el gremio.

Además de la discusión paritaria que se da por separado en cada provincia, los docentes reclaman que el gobierno de Mauricio Macri, a través de su ministro de Educación, Esteban Bullrich, cumpla con la ley y convoque a la paritaria docente nacional que marca el piso por debajo del cual no puede ganar ningún docente en la Argentina. Esa paritaria, que el gobierno de Macri se niega a convocar sirve como referencia para destrabar las discusiones provinciales.

Embed