Mediante un trabajo de inteligencia previo, una patrulla de Gendarmería se apostó en la ruta nacional 16 e intentó detener a un grupo de narcos que iba en un vehículo todo terreno. Los delincuentes escaparon pero se desprendieron de la carga.

Gendarmería Nacional incautó 180 kilos de marihuana hallaron abandonados en una zona de montes cerca del límite las provincias de Chaco y Santiago del Estero. Los narcotraficantes se movilizaban en un vehículo todo terreno y lograron escapar.

Tras un trabajo de inteligencia previo, una patrulla esperaba el jueves el paso de un vehículo en el que se sospechaba se transportaban droga en la ruta nacional 16. Pero antes de que pudieron interceptarlo, a la altura de la pequeña localidad de Los Tobas, el conductor realizó una brusca maniobra y se alejó de los gendarmes por un camino de tierra hacia la zona del Impenetrable.

Embed

Los efectivos los persiguieron aunque no lograron alcanzarlos. Sin embargo notaron que los narcos habían detenido la marcha momentáneamente, para continuar enseguida con la fuga.

Mediante un rastrillaje en el sector se hallaron seis bolsas de arpillera ocultas entre la vegetación autóctona. Al abrirlas, se encontraron con paquetes tipo ladrillo de marihuana compactada, que al contabilizarlos sumaron 202 unidades, con un peso de 180,600 kilos.

El operativo se concretó en territorio chaqueño, motivo por el que las actuaciones quedaron a cargo del Juzgado Federal de Presidencia Roque Sáenz Peña.

Según las fuentes, los gendarmes saben que esa ruta nacional y otras secundarias del Gran Chaco son utilizadas por los narcos para llevar estupefacientes hacia distintos puntos de la Argentina y el exterior.

En este caso concretamente, se sospechaba que el destino de la clandestina mercancía era la ciudad de Santiago del Estero.