Vecinos notaron una intrusión en la capilla Schoenstatt, en Salta, de donde robaron unos pocos objetos, entre los que se encontraban hostias consagradas. Como a dos cuadras hay una imagen de San La Muerte, sospechan de una ofrenda.

Los vecinos y el cura de la capilla de Schoenstatt, en Salta, están horrorizados por el robo de hostias consagradas al que vinculan con un ritual de veneración al apócrifo San La Muerte.

Sucede que alguien ingresó por una angosta ventana, robó un equipo de música, los pocos pesos de la limosna y tiraron al suelo un copón lleno de hostias. Y como a dos cuadras hay una imagen de San La Muerte, vinculan el saqueo con un ritual apócrifo.

Embed

"Los vecinos encargados de la capilla hallaron hostias en el piso. Robar una hostia consagrada es grave, es una profanación", dijo el sacerdote Alejandro Pezet a El Tribuno.

Embed

"Muchas cosas pasan por mi cabeza. Estamos rezando por aquellas personas que hicieron este daño. Por su reconversión y su arrepentimiento", declaró María, quien descubrió la profanación.

De acuerdo al relato de los vecinos, el ladrón abrió el sagrario y sacó las hostias. Además, sospechan que por desprecio tiraron varias en el piso.

"El solo hecho de ingresar de esa manera es una profanación. Para mí San La Muerte no es un rito satánico, no tiene mucho valor, es una devoción sin sentido", opinó el cura. "No descarto malas intenciones en lo ocurrido. Nos pone en alerta por las cosas que están pasando en nuestra sociedad", concluyó.