Decidieron ir a pasear por el zoológico sin imaginar que un chimpancé se enojaría y les arrojaría sus propios excrementos. La mayoría pudo evitarlos, pero uno terminó en el rostro de una señora.